Los cristales de nuestro coche